lunes, 20 de marzo de 2017

Cría hijos sin límites y te "sacarán los ojos". La gran importancia de un "NO" a tiempo

Nadie dijo que criar un hijo iba a ser tarea fácil. Puede incluso, no sólo no ser fácil, sino ser extremadamente difícil y agotador. Una de las principales razones para esto es la falta de imponer límites a tus pequeños.
La propia palabra "limites" puede llegar a entenderse como algo negativo, como una forma de dominación sobre los niños. La realidad es que con ellos estamos guiando a nuestros hijos por el buen camino y facilitando su desarrollo y crecimiento personal, no es sino enseñarles.

Ahora bien, ¿qué pasa si no aplicamos límites?
Lo más obvio es crear una falta de respeto a tu autoridad y figura como padre, lo que a la par lleva consigo el que los niños sean manipuladores, impertinentes, poco colaborativos, agresivos, no sepan controlarse, no puedan tolerar la frustración, entre otras.
La propia palabra "limites" puede llegar a entenderse como algo negativo, como una forma de dominación sobre los niños. La realidad es que con ellos estamos guiando a nuestros hijos por el buen camino y facilitando su desarrollo y crecimiento personal, no es sino enseñarles.

Ahora bien, ¿qué pasa si no aplicamos límites?
Lo más obvio es crear una falta de respeto a tu autoridad y figura como padre, lo que a la par lleva consigo el que los niños sean manipuladores, impertinentes, poco colaborativos, agresivos, no sepan controlarse, no puedan tolerar la frustración, entre otras.
4. Acentúa lo positivo.
Al decir "No" el niño sabe que no debe hacer lo que está haciendo pero no entiende cuál es la manera correcta de comportarse. Por ejemplo, en vez de decirle "No grites en la biblioteca", dile "Habla bajito en la biblioteca", o en vez de "No corras" di "Camina despacio"; de esta manera será más fácil para él entender qué es lo que deseas.

5. Explica el por qué.
Cuando un niño entiende las razones de seguir una orden se siente más seguro y es más fácil que obedezca. No des explicaciones largas y complicadas, sino cortas y sencillas como: "No muerdas a los demás, les harás daño". Y por si lo estabas pensando, no, "¡porque soy tu madre!" NO es una buena razón.

6. Desaprueba la conducta, no a tu hijo.
No se trata de mostrar rechazo hacia ellos; antes de decir "Eres malo", di "Eso que estás haciendo está mal".

7. Controla tus emociones.
Cuando estamos muy enojados somos más propensos a ser verbal y físicamente abusivos con los niños. Cuenta hasta diez, cálmate, y entonces sí enfrenta la situación.

Recuerda, no cedas a las rabietas y caprichos de tu hijo porque al final será él quien mande y decida en la casa, y no ustedes como padres. Se paciente, y verás que con cariño, normas claras y un ejemplo amoroso lograrás criar a un hijo bien portado, seguro de si mismo y auto suficiente.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada